Corporativo

El Duende
un nombre de leyenda

Telde es conocida por muchos como la Ciudad de las Brujas, siendo a lo largo de los años la cuna de innumerables historias y leyendas de origen fantástico que se remontan a un decalustro en el tiempo, impregnando de misterio cada rincón, gracias a unas leyendas que perviven hoy en día en nuestra ciudad.

En la conciencia de todo teldense pervive la conciencia de la existencia de dos corrientes poderosas de brujería que convivían en la ciudad:

Por un lado, se encontraban las Brujas y Brujos de Luz, que hacían magia blanca, consiguiendo con sus hechizos aliviar las enfermedades de sus vecinos, atraían la lluvia necesaria para paliar la sequía en los campos o ayudaban en el alumbramiento de los recién nacidos para dicha de sus progenitores.

Pero por otro lado, también existían las Brujas y Brujos oscuros, que practicaban la magia negra y cuya única finalidad era la de producir el mal, contrarrestando la magia blanca con lluvias torrenciales que destrozasen los cultivos, provocando la desgracia en los ciudadanos de Telde y alrededores.

Sin embargo, un buen día, las Brujas blancas, hastiadas por la actitud maligna y despiadada de las Brujas negras, se reunieron para crear un amuleto protector para los ciudadanos de Telde, de todos aquellos hechizos maléficos provenientes de las Brujas Oscuras, creando EL DUENDE, un pequeño hombre invisible, que acompañaría a cada uno de los teldenses a lo largo de su vida, para protegerles de todo intento de hechizo maligno, ayudando a convertir a los humanos en seres mágicos que hacen del mundo en el que vivimos un lugar mejor.

EL DUENDE como ser mágico y debido a su invisibilidad, solo ha podido ser visto por unos pocos elegidos a lo largo de su existencia y aquellos que lo han podido ver, afirman que al igual que el Trébol de la Buena Suerte, es de color verde, dando nombre y color a nuestro restaurante, en honor a su manto protector y a una leyenda que permanece viva en nuestros corazones por el resto de nuestros días.

Opiniones de nuestros clientes

  • Terraza ideal para descansar luego de un día ajetreado y de hacer la compra. Buenos precios; BUENA variedad. Un lugar muy agradable muy familiar con una comida y bebida de 10 y unos empleados ejemplares, un lugar donde vale la pena estar solo o acompañado.
    Catalina Herl
  • Recientemente y por primera vez estuve en este restaurante. Me llevé una muy grata sorpresa. La calidad de la comida es más que excelente. El trato del personal, amable y atento. Volveré. Lo recomiendo , sin la menor duda.
    Mariano Moracho
  • Estuvimos recientemente y por vez primera en este Restaurante. Eramos 4 personas. Mi pareja, mi hija y nuestra nieta. Pese a estar concurrido se nos atendió con prontitud y se nos facilitó una trona para la pequeña, tienen menú para niños. es un local amplio y cómodo.
    Alicia S

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar